jueves, junio 28

Receta para escribir poesía

Tomarse dos mezcales antes de escribir (tiene que ser mezcal porque el mezcal no emborracha: alucina), para que ese que nos vigila se duerma. Una mejor receta es tomarse cinco o seis mezcales, irse a dormir y levantarse temprano, temblorosos y crudos, para escribir humilditos, humilditos.

Jaime Augusto Shelley

6 comentarios:

Phoenix dijo...

jajaja, pues yastá. Buen motivo para echarse un par de mezcales.

Como dice el refrán: para todo mal, mezcal, y para todo bien, también.

Acá llegando por primera vez a tu espacio.

Prometo regresar!!

Sergio.

fgiucich dijo...

Estoy haciendo la prueba. Abrazos

Silencio dijo...

Bueno miss, no se, el consciente es tan atacado el pobre.... el no tiene la culpa de nada y menos de no saber usar la palabra alveolo

Tristán Estar dijo...

Bien me lo decías, pues.

:P

Lo-que-serA dijo...

Bienvenido Phoenix, a este espacio de cenizas y mezcal.

Eso es tomar la palabra al vuelo, Fgiucich. Salud, pues, y abrazos.

Ese inchi consciente nomás da lata, Silence. Como los inchis alveolos. ;) Besos.

Y bien estarían esos mezcales. ¡Aparézcase de una vez!

ivanbuenader dijo...

Estando en Oaxaca fuimos por unos mezcales a las 11 de la mañana. En el proceso de buscar, nos dieron a degustar un par de copitas.
En un momento uno de nosotros me preguntó:
-¿Para dónde está el hotel?
Hice un esfuerzo fugaz por recordarlo pero concluí:
- No sé, ni me interesa.