martes, abril 17

Sobrevivo al acto
repentinamente temerario
de caminar
el adoquín
recibe mis pasos
individuos
memoriosos
y un mirar cortado
me ahoga
me resucita.
Sobrevivo al acto
repentinamente temerario
de respirar
frente a una ventana
que escribe
de pronto
silencios.

2 comentarios:

Kartak dijo...

vientos!!!

Lo-que-serA dijo...

¿Sobrevivir?
;)
Abrazos.