sábado, diciembre 6

Ese día una partícula cósmica no remontó su órbita. Pudo ser cosa de un segundo. Sin embargo, a millones de kilómetros luz de distancia, alguien supo de repente que debía vaciar su armario todo, incluyendo los estantes superiores. Que debía despedirse, desvestirse y rasurar su cabeza. Pudo ser cosa de un segundo, sin embargo, a millones de kilómetros luz.

4 comentarios:

Rosita Epitafio dijo...

años de distancia nos separan de aquello (creo)

...

fgiucich dijo...

Fue un instante, talvez. Abrazos.

fgiucich dijo...

Paso a dejarte un abrazo y a desearte muchas felicidades.

Silencio y su nihilismo exponencial dijo...

por eso no se duda, se tira todo lo que no le sirve o no le deja moverse a uno ¿no?