domingo, junio 18

Her Kind

I have gone out, a possessed witch,
haunting the black air, braver at night;
dreaming evil, I have done my hitch
over de plain houses, light by light:
lonely thing, twelve-fingered, out of mind.
A woman like that is not a woman, quite.
I have been her kind.

I have found the warm caves in the woods,
filled them with skillets, carvings, shelves,
closets, silks, innumerable goods;
fixed the suppers for the worms and the elves:
whining, rearranging the disaligned.
A woman like that is misunderstood.
I have been her kind.

I have ridden in your cart, driver,
waved my nude arms at villages going by,
learning the last bright routes, survivor
where your flames still bite my thigh
and my ribs crack where your wheels wind.
A woman like that is not ashamed to die.
I have been her kind.

Anne Sexton


De ésas

He salido al mundo, una bruja poseída,
rondando el aire negro, más valiente por ello;
soñando el mal, he sobrevolado
las casas planas, de luz en luz:
pobre solitaria, con mis 12 dedos, enajenada.
Una mujer así no es una mujer, lo sé.
Yo he sido de ésas.

He encontrado las cuevas tibias del bosque,
las he llenado de sartenes, tallas, estantes,
de armarios, sedas, de incontables bienes;
he preparado la cena de los gusanos y los elfos:
llorando, aullando, ordenando lo que estaba mal.
A una mujer así no se la comprende.
Yo he sido de ésas.

He viajado contigo, carretero, saludando
con los brazos desnudos a los pueblos que pasaban,
aprendiéndome las últimas rutas de la claridad, superviviente
allí donde tus llamas aún muerden mis muslos
y crujen mis costillas bajo la presión de tu carreta.
Una mujer así no se avergüenza de morir.
Yo he sido de ésas.


Traducción de Michelle René en http://www.mujerpalabra.net/conoce_a/pages/anne_sexton.htm

3 comentarios:

Lety dijo...

No me voy a privar de saludarte porque este poema me dejó fuera.
No supe abrir la puerta, ya se que la culpa es mía.

Te abrazo con mucho cariño doña Maria Luisa

Lo-que-serA dijo...

Es que es de las puertas que hay que abrir de a poquito, mi Lety, porque te puede tumbar el huracán que hay detrás. Me gusta esta autora, me gusta mucho pero también tuve que pagar mi cuota. Sin culpas, señora mía. Te dejo un besito.

angel dijo...

Qué gusto leer de nuevo a la Sexton. El poema que has elegido es todo un testimonio de vida en vilo.


Saludos...