miércoles, agosto 16

Ningún otro elemento es tan originariamente constituyente como el aire. El aire es una posibilidad esencial de habitabilidad de la Tierra. Ningún otro elemento es tan abierto como el aire, por eso no puede ser sensibilizado por la luz y o por la sombra, por la voz y por el silencio. El aire es por esencia abierto, sin necesidad de ninguna abertura, porque para todos los seres es inmediatamente la abertura total. Sin el aire nada sería presente. El aire es el fundamento ontológico de toda la vida, y da su connotación esencial como la poesía que, liberando la palabra de las determinaciones semánticas, permite que ella se torne poética, esto es, habitable, respirable, por su abertura originaria, indefinida, incondicionada. Desnudez, despojamiento, nulidad, vacío, pureza, transparencia, son palabras de mi poesía que surgen del aire, de su abertura total, el aire es al mismo tiempo un elemento que posibilita la presencia y su relación con la ausencia y, por su transparencia, separa y reúne lo real con lo irreal, conjugándolos e indefiniéndolos en su perspectiva abierta e ilimitada.

António Ramos Rosa

5 comentarios:

Dra. Kleine dijo...

Y con el aire se vive a cada instante de querer volverse mariposa o ave..,
Si!

Lo-que-serA dijo...

Así Dra. Klein, convertirse en hoja de árbol, en brizna, en voz...

Silencio dijo...

Yo uso bastante aire, entre su servidor y cualquiera que se acerque.

Lety dijo...

¿Tu le crées a nuestro amigo Eduardo?
A veces no hay aire entre él y quien se acerca, a tí te deja acercarte todo lo que quieras, y a mi, también ya me dejó y me hizo feliz, de a deveras.

Lo-que-serA dijo...

No nada nadie ¿eh? Ya veremos. Puro aire.
;)

Es que tú y yo, mi Lety, somos muy afortunadas. Besitos.