lunes, noviembre 6

En tu boca siempre una historia que no es la tuya
pendientes tus ojos de otros ojos
de otra mano tu mano.
Sostente, media mujer
con esa mitad que no encuentras aún.
Porque la buscas no la hallarás.
Es preciso construirla
de tu propia costilla.
Tal vez así dejes de abandonarte.

4 comentarios:

Silencio dijo...

AH :)
:)
:)
:):)
:):):):):):):):):)


Claro!

De la misma costilla, de uno mismo sale la otra mitad, los demás serán complemento.

Pero no la mitad.

Porque a veces, como los implantes, las otras mitades no pegan, cosa de defensas del cuerpo.

Besos

fgiucich dijo...

Una síntesis perfecta. Abrazos.

ivanbuenader dijo...

ALFONSINA VIVE.

Lo-que-serA dijo...

Así es, Señor. ¿O es que en realidad somos todos solo la mitad? Ahí le cuento.
:)
Besos.

Gracias, Fgiucich. Abrazos.

Nene: No sé qué contestar a tus comentarios. :)
Gracias.