martes, mayo 31

Desconcierto

No quieren salir, no quieren.
Más bien
sí.
Se mueren de ganas
se asoman entre bambalinas
y se agolpan
se empujan
se ríen.
Pobrecitas
mis palabras
con sus piruetas tan torpes
con sus tutús arrugados.
Ya aprenderán.
Aprenderán.

8 comentarios:

Raquel Olvera dijo...

Pues vaya que están aprendiendo!

Tristán Estar dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Tristán Estar dijo...

"Son rumiantes, son grises,
tropiezan entre piedras sus cuatro patas:
son rumiantes, son grises mis palabras."

(de la gran Doña Lolita)

Lo-que-serA dijo...

(favor que me hacen)
Besos, a los dos.

Lo-que-serA dijo...

Me acordé del poema de Dolores cuando estaba publicando el blogg y refrené el impulso de no decir lo que se ha dicho de mejor manera. Se aprende a escribir escribiendo; ái nomás disculpen el arrempujón.
:p

Raquel Olvera dijo...

Todos nos alimentamos de todos. Un día se me paralizó (la mano ni modo que qué) cuando vi un grabado de Rembrant, y me dije lo mismo que tú. Pero la verdad, nadie puede decir mejor lo que uno siente que uno mismo. Es decir, en eso no hay mejor ni peor. Qué bueno que no te detengas...
NO pares, sigue sigue,NO pares, sigue sigue,NO pares, sigue sigue,

Lo-que-serA dijo...

En eso ando. Gracias, maestra.

Anónimo dijo...

Me encanta tu poema Maria Luisa.
Tus tímidas palabras me regalan hermanas.
Y me has dado otro regalo, vivimos-evolucionamos, por qué?
Cuando conocí a Raquel y me presentó los poemas de Doña Lolita no entendía nada de nada. Mi Oscar la sentía ajena generacionalmente (perdón Oscar) y ahora los dos la amamos. Un eslabón más que nos une.
Lety