miércoles, agosto 31

Quise bailar y fui llama
..........................................el espíritu sublimando a la materia;

las notas,
dedos ígneos
que tocan las escalas más altas
del alma.

Vuelo incandescente
la danza.

10 comentarios:

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

La llama es un estado que no es solido ni liquido ni gaseoso, la llama es la libertad momentanea de componentes de la materia, los saltos que crean luz y calor...

Los dedos igneos son reacción por si mismos, creando reacción en el aire, reacción en todo alrededor.

Diablos, de ahi nos vamos a los fuegos fatuos...

Lety dijo...

hermoso poema amiga, y lo mejor de todo, que te representa, tú no dejas de ser esa libertad momentanea que es luz y calor al mismo tiempo.

Armando Ayala dijo...

De tus muchas voces
la lumbre previa
ceniza de mañana
volcán de pan
horno que incendia
Una llama
corre
libre
en la pradera

Raquel Olvera dijo...

jijole
que bien está escribiendo LOQUESERÁ(se me hace que ya es)

Xavier Villarreal dijo...

Ahí está todo. ¿En la danza permanecemos al rededor del fuego, como era en un principio?

Lo-que-serA dijo...

¡Bailarines fuegos fatuos, Silencio! Libertad momentánea, sensación eterna, la danza, también.

¡Ay, mi Lety! A veces extraño tanto esa sensación de incorporeidad y placer absoluto. Lo busco, con ahínco, en las letras. Todavía lo busco.

Quisiera que mi voz supiera como el pan de La Huasteca, como el sol que alumbra el nicho que dejó la estatua viajera; que mis letras gastaran la faz del portón frente al puente de piedra. Vespertina.

No, querida y generosa maestra. Todavía no es, pero hace mucho que está queriendo.

O antes del principio, inmateriales, energéticos, vibrantes, bellos.

Amaradás dijo...

Llegarás, llegarás, LO QUE YA ERES. ¿Y sabes qué eres? Nuestra verdadera naturaleza es el éxtasis, llámese dicha absoluta y total.
Ahí está y estará siempre, acechándote, PUES ERES TÚ.
Déjate, déjate atrapar, que el secreto de la creación es la entrega.
Y sí, son brasas, maravillosas. Queman y dejan huecos.
No hay vacíos, los llena el éxtasis.
Y sí, lo logras con la danza, con la palabra, con la música. Para que sea plenamente real tiene que precederlo la fe.
Llegará el momento, con los años, una poca de gracia y otra cosita, en que la moral y todas esas cosas se alíneen para que tú seas quien eres, y las muchachas y los muchachos los puedas sentie como gatillos de tí.

Lo-que-serA dijo...

¡Ay, Amaradás! Qué bonitas palabras. Sé que me cuesta trabajo la entrega; el abandono, que es otra forma de entrega. Sobre todo porque, en buena medida, todavía no sé Lo Que Será.
Besos, doctor.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
eduardodegortari dijo...

Muy chido el poema.