lunes, enero 23

Déjame no abrir los ojos, hoy;
escucharlo todo pero estar en nada.
Sonreir o fruncir el ceño, como si estuviera;
pero no estar,
a menos que sea urgente.
Contestar que la mermelada no está en la alacena
sino en la puerta del refrigerador.
Que ese archivo hay que buscarlo en la carpeta que se llama
"Documentos de los días ciegos".
Que no me quiero morir nunca
pero que también a veces no quiero vivir
siempre.

Sólo hoy;
déjame no abrir los ojos
solo hoy.

10 comentarios:

Lety dijo...

Pues se puede Maria Luisa, se puede, sólo húndete en tu mundo,este de donde salen los poemas y deja a la otra a cargo. Cruza el puente del jamás y disfruta del viaje

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

:)

Pues heme

ivanbuenader dijo...

El último solo hoy estuvo de más

fgiucich dijo...

Me he quedado mudo, absorto y de rodillas: hermoso poema. Saludos.

Dra. Kleine dijo...

Ver por dentro a veces resulta mejor.

Un abrazo saludoso!

Lo-que-serA dijo...

En eso ando mi Lety, el peligro es que me guste demasiado.

Enorme catenaria de gusto, Mr. Silence.

CASI de acuerdo. Te mando mis razones por correo. Beso, querido Iván.

Le agradezco la flor, Fgiucich, rodilla al suelo. Me siento un tanto abrumada. Beso sonrojado.

Resulta, Dra., resulta. Pero a veces no hay ni paisaje. Abrazo extrañoso.

Chipotle dijo...

Si María, que sea sólo hoy, porque si mañana te encuentras nuevamente con el último "sólo hoy" te vas a quedar ciega y con la mantequilla en la alacena..

Lo-que-serA dijo...

Tallereamos el fin de semana, si no amanezco ciega y sin mantequilla EN EL REFRIGERADOR.
Un abrazo, Chipotle, amigo.

Raquel Olvera dijo...

"pero que también a veces no quiero vivir
siempre"

muy bueno, que buen ritmo ya en tus versos exactos

Lo-que-serA dijo...

Gracias, maestra (inclinación respetuosa). :) Beso.