miércoles, octubre 4

¿A dónde lleva esta cuerda?
¿Tú lo sabes?
¿Por qué busco una mochila roja
y muero un poco en el cigarro encendido recién por la ausencia?
¿Qué estamos haciendo, tú lo sabes?
¿En qué pensaba cuando dije hagamos, cuando dije de acuerdo
en qué pensaba?
¿Dónde cuelgo mis huesos iliacos tan sin sentido?
¿Cómo le digo a la luna no salgas que ya sin ti me estoy ahogando?
¿A dónde lleva este silencio?
¿Tú lo sabes?
¿Cómo se lleva?
¿Se diluye en las lágrimas?
¿Se diluye?
¿El silencio, lo sabes?
¿Sabes?

8 comentarios:

Kimie dijo...

no :$ nose.. pero me cuentas? :D

fgiucich dijo...

Preguntas inmensas que nos conducen a los vericuetos del alma. Muy bello. Abrazos.

Andreas Kartak dijo...

uhmmm suena rico... suena al primer Gelman... uhmmm suena rico

Lety dijo...

Me adhiero a esas primordiales preguntas, me las hago, no encuentro respuesta

Silencio dijo...

No, yo no, no quiero averiguarlo, monólogos, a eso me aferro, para que me pregunto si no tengo las respuestas... no se, no se que hago, no se que hacen, no se.

Lo-que-serA dijo...

Te cuento, Kimie, en cuanto me entere. Gracias.

Eso nos pasa, Fgiucich, por tener almas barrocas. Un abrazo.

¿Al primer Gelman? Chíngale. Eso suena como... rico. :) Gracias, Kartak; gracias.

A ver si de tanto preguntar, mi Lety, hallamos las respuestas. Te abrazo mucho, amiga querida.

Por eso se pregunta, Terrible, porque no se tienen las respuestas. Si se tuvieran... tal vez igual se preguntaría. Abrazo.

a dijo...

El silencio... justo ahora reina un enorme silencio, espero y espero pero nada cambia...

ivanbuenader dijo...

Una ternura. Quiero evitarlo pero te lo voy a decir... yo le quitaría el último "sabes", sabes?