martes, octubre 24

Soliloquio

Lloriquea señalando a la pared.
En la pared, un rectángulo trazado con prisa.
Abrázale y reconoce que
por un momento
también tú lo creíste posible.

6 comentarios:

Silencio dijo...

Claro que por un momento lo crei posible, me tomo sus palabras como mías ni modo, el rio no se detiene y la muerte y descomposición tampoco, lo que muchas veces dejamos a lado es que por cada cosa muerta existe el desecho-nutriente para que algo nuevo crezca.

Besos

hortelano dijo...

Posible reconocer
Posible rectángulo
Posible crear, recrear, abrazar
Posible el señalamiento
la sombra, la pared
Posible lloriquear: Siempre posible.
Posible, claro, el soliloquio.
Solsticio que olvido.
Solo.
¿Qué?

fgiucich dijo...

Como esas sombras chinescas que se recortan en el muro. Abrazos

Daniel Malpica dijo...

posible? tal vez. esta bueno. un saludo

eduardodegortari dijo...

Estubo bueno el poema. Y claro que fue posible Daniel.Saludos.

Lo-que-serA dijo...

Imposible no creerlo posible, aunque sea un poco un instante un respiro. Aprendamos a hacer composta, señor. Un abrazo.

Posible imposible, también. Solo ¿Qué? Saludos, Hortelano.

Ojalá fuera una sombra, Fgiucich. Bella la imagen. Abrazos.

Gracias, Daniel. Que alguien más averigüe si es posible; tal vez Eduardo. Gracias, también.