lunes, mayo 8

Alabanza para un color

El amarillo origina las papayas y su pulpa
el amarillo perforable.
Al mediodía, a las abejas, su dulce aguijón y la miel.
Todos los huevos y su núcleo, el óvulo.
Éste, dentro, el minúsculo.
De la negrura de las vísceras ciegas,
amarillo y caliente, el minúsculo punto,
el grano luminoso.
Se distiende y ablanda en bateas
la luz pura de su nombre,
el color tropicordioso.
Enciende el celo,
es una flauta encantada,
Un oboe en Bach.
El amarillo engendra.

Adélia Prado

* * *

De la selección de poesía de mayo, en Noctambulario.

4 comentarios:

fgiucich dijo...

Un amarillo encantador. Abrazos.

ivanbuenader dijo...

AMOR FRUTAL
-----------

Contra tu cara me mostrás:

un anillo que tiene incrustados, de a uno,
todos los granitos de una mora,
engarzada en gajos de mandarina,
rodeados por semillas de higo.
En el centro, una cereza al marrasquino.
La cinta, amarillo mango
con rayas rojo frutilla,
alrededor de tu dedo pelón y tu mano fresco sandía.
Tu brazo, firme como ananá verde
bajo el codo colorado guinda
y tu hombro lunares de pera
junta el brazo por el sobaco
de fuerte perfume a melón,
pero sin jamón, querida abuela,
y tus tetitas color ciruela
pancita de papaya
que se quedó con pepitas sobre un costado
y más abajo, pepino y uva transgénica
grande como damasco.

– ¡Pero qué asco! – diría la audiencia,
pues no hablé de pomelos
ni de bananas.

No seáis tan simples,
como la naranja,
como la manzana.

Anónimo dijo...

Super color scheme, I like it! Good job. Go on.
»

Anónimo dijo...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»