viernes, mayo 12

Romance del alimón

Plantemos, perennifolio
un árbol, por la mañana.
Tú te encargarás del tronco
y yo me iré por las ramas.
En tu tronco mis raíces
y por mis ramas tu savia.
Que en el follaje mis aves
canten tus adivinanzas.
Plantemos un árbol grande;
que sus frutos sean palabras.

6 comentarios:

Lety dijo...

Me encanta este hermosísimo poema,yo todavía tengo pendiente sembrar un "huele de noche"
ese del que el sólo nombre, ya es un poema.

Besitos doña Maria Luisa

Lo-que-serA dijo...

Si, mi Lety. Hay que plantar árboles, muchos, entre muchos, plantemos árboles.

ivanbuenader dijo...

Me encantan todos tus poemas que tienen que ver con los árboles y con las hojas. Has pensado recopilarlos?

Lo-que-serA dijo...

Quedarán, quedarán todos juntos en la próxima aventura editorial. Ya que concluya con la primera ;)

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»