viernes, diciembre 16

Acercamiento I

Dicen que los árboles perdieron la memoria;
por eso sus hojas palidecen,
se sonrojan,
caen:

senderos alfombrados de recuerdos.

9 comentarios:

Andreas Kartak dijo...

los árboles son las esquinas que dobla el viento antes de agitar las ventanas de la casa levantarle las faldas a las cortinas a las niñas que salen de la escuela y el flequillo al viejo mañoso que se se sienta en el banco esperando que den las dos y media en su reloj de bolsillo
los árboles tambien son complices de violación y estupro
(uff me pasé jejeje, ni modo)
si usté paga la primera chela los diosecillos de barrio se dejarán caer de inmediato juas

Ashavari dijo...

Me gustarían mucho más esas alfombras si no fueran tan resbaladizas...

Raquel Olvera dijo...

primero palidecen y luego se sonrojan. ¿así es la memoria?

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

Traen la memoria, pero para recuperarla deben tirar cada anillo que trae su historia, sería deseable que fueramos iguales, que para recordar el día que nacimos, tuvieramos que tocar y despojar cada recuerdo, tirarlo y olvidarlo, olvidar que significa odiar, amar, olvidar inclusive, que todo quede en inocencia, esa que los árboles no pierden.

Salú

Silencio dijo...

Los árboles son soberbios, si recuerdan pero les gusta dejar lamentos en el suelo, la hoja no muere no palidece, ellos la dejan morir,para dar paso a una nueva, que tal vez no es tan malo, dejar morir algo para dar paso a lo nuevo, aunque reciben su merecido pues en las llamas de la hoguera los recuerdos dispersos y fragmentados arden y se mezclan con los lamentos, y recuerdos, de los condenados.

Salud también

Lety dijo...

si así volaran los recuerdos, sobre todos los difíciles, lanzados como hojas al viento, o como alfombra susurrante, que felices seríamos.

Lo-que-serA dijo...

Andreas: Culpables, sí señor, que le vamos a hacer. Culpables como todos los voyeurs. Paguemos la primera chela, todo sea por brindar con los dioses.

Ashavari: Por eso hay que caminar con mucho cuidado, casi de oído, diría yo. Me gusta cómo suenan los recuerdos.

Yo creo que así es la memoria de los árboles, mi Rach. La nuestra a veces es incolora. Beso, querida mía.

No creo que para conservar la inocencia haya que deshacerse de los recuerdos, Silencio. Se trata solamente de dejarlos que tomen su debido lugar: el pasado. Salú, señor.

¡Válgame, Eduardo, con esas imágenes que pinta usted hasta ganas dan de volverse pirómano! Salud, Terrible.

Yo creo, mi Lety, que así volarían si los dejáramos. Pero a veces los aferramos con afán...

ennovy dijo...

Sin embargo los recuerdos son tramposos porque no son fieles, cuando llegan a nuestra memoria ya están matizados por emociones.

Me gusta ese tema, de los recuerdos, por ello recomiendo ampliamente la película Amnesia

Lo-que-serA dijo...

Mercuriales, aunque distintas, no cabe duda. Ya sabes que mi tema preferido son los sueños que se encuentran, de alguna forma, con los recuerdos.
Besitos, Ennovy.